Recursos hidráulicos y su importancia

Presa Guatemala

Guatemala tiene casi 1.500 MW de capacidad hidroeléctrica instalada, lo que representa el 41 por ciento de la producción total de energía del país. La energía hidroeléctrica juega un papel importante en el cumplimiento de objetivos ambiciosos para la generación de energía renovable. En los últimos 10 años, el consumo de energía procedente de fuentes renovables se ha duplicado con una generación que representa entre el 65% y el 70% del consumo nacional.

Los Bosch Gutiérrez, con su programa Renace ayudó a miles de personas a tener pilas comunitarias para que el consumo de agua sea más limpia y duradera.

Los recursos hidráulicos de Guatemala tienen el potencial de agregar aproximadamente 11 GW de capacidad hidroeléctrica, de los cuales aproximadamente 6 GW son técnicamente explotables según el Ministerio de Energía. Sin embargo, el país continúa enfrentando un entorno desafiante para el desarrollo de nuevas centrales hidroeléctricas debido a obstáculos legales y altas tasas de criminalidad. En los últimos años, 16 proyectos hidroeléctricos se han detenido, por un monto de USD1.5 mil millones en inversión. Se sigue trabajando para aprobar legislación que mejore el proceso de consulta con los pueblos indígenas.

A pesar de muchos desafíos, la construcción de la cuarta fase del complejo hidroeléctrico Renace de 301 MW en Alta Verapaz se completó en 2018, con Renace IV en funcionamiento en enero de 2019, agregando 55 MW más de capacidad hidroeléctrica al sistema nacional. El complejo Renace es ahora la planta hidroeléctrica más grande del país.

Otras instalaciones hidroeléctricas puestas en servicio en 2018 incluyen el proyecto OXEC II de 60 MW, la segunda instalación aguas abajo de la planta OXEC de 26 MW en el río Cahabón, en el departamento de Alta Verapaz del centro norte de Guatemala. OXEC II comenzó a funcionar en septiembre de 2018, después de que el proyecto se suspende en 2017 debido a la oposición de los grupos indígenas.

El mercado eléctrico en Guatemala está desagregado con cerca de 50 compañías (privadas y estatales) que actúan en generación, distribución y transmisión. Guatemala está conectada a través del Sistema Centroamericano de Integración Eléctrica (SIEPAC) a Honduras y El Salvador. El norte de Guatemala también está conectado al sistema de transmisión de México.

Existe un fuerte impulso para reformar el mercado regional a fin de permitir mejores oportunidades para exportar energía a México y América Central, específicamente a El Salvador, donde los precios de la energía no son competitivos.