Licuadora, usos y tips

Mujer usando licuadora

La licuadora es un elemento indispensable en la mayoría de las cocinas, y estas herramientas de cocina sirven para algo más que para hacer batidos. Yo utilizo este aparato de cocina para hacer salsas,  cremas para untar, sopas, bebidas, postres e incluso hamburguesas.

Si apenas estás entrando al mundo de la cocina, elegir una licuadora entre la extensa variedad que existe puede ser intimidante. En este post, explicaremos cómo sacar el máximo partido a tu licuadora para que, cuando desbloquees tu potencial culinario, crear comidas sea más divertido y emocionante.

Licuadora vrs procesador de alimentos

Licuadoras vs. procesador de alimentos

Cuando hay que preparar líquidos como batidos, masa para tortitas, sopas, salsas calientes, aderezos para ensaladas, helados o purés de fruta, la licuadora es mi primera opción. La unidad de alimentación por gravedad y las cuchillas súper afiladas crean los productos más suaves y cremosos.

El procesador de alimentos tritura con más facilidad los ingredientes más consistentes, con trozos, secos o duros, gracias al tamaño de la cuchilla y al vaso más ancho. Es fácil triturar carne, picar verduras o rallar queso. Evita hacer bebidas como batidos o licuados en él.

Licuadora

¿Cómo utilizar la licuadora?

Todas las licuadoras vienen con piezas desmontables. Tendrás un vaso, una cuchilla, una tapa, un tapón y un pisón. La base alberga los controles y se conecta a una toma de corriente.

  • Los alimentos sólidos deben cortarse en trozos pequeños.
  • Asegúrate de que la tapa está bien colocada antes de utilizarla.
  • Comienza a procesar con la velocidad más baja y luego auméntala según sea necesario.
  • No dejes la licuadora desatendida: la tapa puede salir volando.
  • Ten a la mano una toalla para cubrir la tapa cuando añadas líquidos gradualmente, como el aceite, a un puré caliente, ya que puede producirse vapor y salpicaduras.
  • Deja espacio para la expansión: el tercio superior de la jarra debe estar libre de cualquier líquido o sólido.
  • Si la mezcla deja de circular, retira el tapón del borde y utiliza el pisón para remover o empujar los ingredientes.
  • Si hay una burbuja de aire, detente y utiliza una espátula para remover los ingredientes y vuelva a procesar.
  • Añade líquido gradualmente si es necesario para aflojar una mezcla espesa y crear un producto suave.
  • Haz pausas si el vaso se calienta mucho al tocarlo. Apaga la licuadora, deje que se enfríe si es necesario o desenchúfala.
  • No sumerjas nunca la base en agua para evitar el riesgo de descarga eléctrica. En su lugar, límpiala con un paño húmedo o una esponja suave.

Deseamos que este post te ayude a sacarle el mayor provecho a tu licuadora y a que la cocina te resulte más fácil.

También te puede interesar: Cómo hacer alitas buffalo deshuesadas