Errores a evitar al comprar un refrigerador

Refrigerador en cocina

Comprar un refrigerador es un gran problema porque si tomas la decisión incorrecta, tendrás que vivir con ella durante años, tal vez incluso una década o más. Es decir que es igual de importante que elegir una estufa o un comedor. Sin embargo, no te asustes. Esta guía describe los errores habituales que la gente suele cometer al comprar un frigorífico.

Comprando el estilo equivocado

Los refrigeradores pueden ser cajas grandes, pero están lejos de ser monolíticos. Vienen en una variedad de formas, tamaños y diseños. Cada estilo tiene sus fortalezas y debilidades específicas.

Algunos tipos de refrigeradores generalmente cuestan menos, pero no ofrecen muchas características sofisticadas. Otros tienden a tener todas las campanas y silbatos más recientes, además de un precio enorme y un gran tamaño.

Comprar un aparato de estilo incorrecto podría significar malas noticias. Es posible que se quede atascado con una factura hinchada, sin lujos o algo que no se ajuste donde lo desea. Aquí hay un resumen de los principales estilos de refrigeradores para que sepas qué esperar

Olvidar comprobar el ajuste

No importa qué estilo de refrigerador elijas, un gran paso en falso es no verificar el ajuste. Asegúrate de que el nuevo electrodoméstico encaje en el mismo lugar que tu refrigerador actual. Hazlo midiendo las dimensiones de tu unidad anterior.

Luego compáralos con el nuevo refrigerador que planea comprar. Idealmente, el aparato de reemplazo será idéntico o más pequeño que el modelo actual. Esto es especialmente importante si tu refrigerador actual vive en un rincón empotrado dentro de los gabinetes empotrados.

Es igualmente importante medir la profundidad de tu contador. Algunos refrigeradores pueden sobresalir mucho más allá de los mostradores, sobresaliendo en tu cocina. Si tienes una isla de cocina, mide cuánto espacio libre tienes para abrir las puertas del refrigerador o pasar por delante del frigorífico.

No olvides medir también los puntos de entrada, como la puerta de entrada, los pasillos, las puertas del sótano, etc. Anticípate al camino que tomará el repartidor para evitar problemas o complicaciones inesperados.

Sin tener en cuenta el almacenamiento y la capacidad

Elije una refrigeradora que se adapte a tus necesidades particulares de almacenamiento. ¿Sueles mantener muchos artículos en hielo durante períodos prolongados?

Asegúrate de seleccionar un electrodoméstico con suficiente espacio en el congelador. En este caso, probablemente lo mejor sea un modelo en paralelo. Si lo contrario es cierto, entonces una gran nevera con puertas francesas probablemente sea más tu opción.

Por supuesto, tu posible compra podría servir como refrigerador secundario. Los escenarios para esto son apartamentos pequeños, segundas residencias y cocinas básicas en el sótano. Del mismo modo, si ya posees un refrigerador o congelador independiente, el precio probablemente sea más importante que el espacio de almacenamiento.

Descontando color y acabado

La apariencia de la nevera con la que finalmente te decantas no es poca cosa. Fuera de sus funciones y características, el exterior de un refrigerador (o cualquier electrodoméstico grande) puede tener un gran impacto en la decoración de una habitación.

Elije mal y un refrigerador puede chocar con tu entorno, lo que le da a tu cocina una estética aleatoria, incluso desordenada.

Dependiendo de la apariencia que elijas, puedes decidir que tu nuevo refrigerador debe coincidir con el color (y la textura) de otros electrodomésticos cercanos. También puedes hacer lo contrario y seleccionar una nevera con colores llamativos o un diseño de inspiración retro.

Siempre que el resto de la habitación sea neutral, tu aparato distintivo servirá como un punto focal positivo.