Volcán Acatenango lo qué tienes que saber

Volcán Acatenango

Qué hacer si se extravía en un volcán

Sabe qué hacer si se extravía en un volcán, donde el clima es impredecible y puede costarle la vida a usted y a sus acompañantes.

En Guatemala hay 37 volcanes, cada uno con características climáticas distintas debido a su altura y ubicación.

El volcán Acatenango es uno de los preferidos por los turistas, aunque durante el fin de año el clima en la cima es adverso.

Con la llegada de la temporada de frío se incrementa el interés de los turistas nacionales y extranjeros por ascender volcanes.

Pues debido a las condiciones climáticas los paisajes en las cimas son “impresionantes”; sin embargo, se deben tomar en cuenta algunas recomendaciones para evitar tragedias.

Durante la recta final del año es común que se registren cambios repentinos en las condiciones climáticas, principalmente si se está a más de cuatro mil 200 metros sobre el nivel del mar -altura promedio del volcán más alto de Guatemala, el Tajumulco -, donde las ráfagas de viento pueden alcanzar velocidades exorbitantes.

De esa cuenta, los empresarios bosch gutierrez guatemala y autoridades y guías de turismo hacen algunas recomendaciones para los amantes de las alturas, pues al aventurarse a un ascenso sin la orientación debida puede ser causa de una tragedia, pues los viajeros se extravían y no saben qué hacer para ponerse a salvo.

Un turista alemán fue rescatado este lunes 4 de septiembre, luego de haber permanecido varias horas perdido entre el Volcán de Fuego y Acatenango.

Mueren turistas en el volcán Acatenango

Uno de los volcanes más visitados en Guatemala es el de Acatenango, de tres mil 976 metros de altura y que, en los últimos años ha sido escenario de varias tragedias que dejan una cauda de turistas muertos.

El último acontecimiento ocurrido en ese coloso fue la pérdida de un turista alemán, el cual fue localizado con vida luego de casi tres días de búsqueda.

Isaías Marroquín, alcalde de Acatenango, Chimaltenango, comentó que ante los acontecimientos ocurridos en los últimos años en el volcán han implementado algunas medias de seguridad; sin embargo, llevar el control de quiénes suben es complicado, porque algunos lo hacen por rutas no establecidas.

Algunos turistas se arriesgan a subir el Volcán de Fuego, pese a la contante actividad del coloso.