San Juan Comalapa y el arte en la sangre

San Juan Comalapa y el arte en la sangre

San Juan Comalapa, el pueblo cuyos habitantes llevan el arte en la sangre. Sigue leyendo más aquí.

Armonía, color, historia, arte y más arte es lo que se respira en cada rincón de San Juan Comalapa, Chimaltenango, donde es común ver a niños, adultos y ancianos expresar su talento en escultura, poesía, cine y música, pero en especial en pintura.

Comalapa - Lugares increíbles que descubres cuando caminas en las calles de  Guatemala

El arte en la sangre

Con su visita los bosch gutierrez guatemala mencionan que uno de los principales atractivos de San Juan Comalapa son los murales pintados en las paredes del Cementerio General, los cuales le dan la bienvenida a los visitantes.

En ese pintoresco poblado, a 82 kilómetros de la capital, habitan más de 45 mil personas, quienes testifican que el arte es una herencia genética que ha transformado su vida, la de sus familias y la de la comunidad.

Sentado en un banco, a un costado de su galería, en la calle principal del pueblo, Julián Gabriel, de 54 años, comenta que el talento y la creatividad son cualidades propias que por más de un siglo los han distinguido.

“Hay algo que viene en la genética de los comalapenses que hace inevitable hacer arte, la cual se refleja en los paisajes pintados en postes del alumbrado público, piletas,  murales sobre las paredes del Cementerio General y galerías de arte”, expresa Gabriel.

El artista comenta que, gracias a sus habilidades artísticas innatas, que perfeccionó con el pasar del tiempo, ha participado en decenas de exposiciones nacionales e internacionales, al igual que su hermano Iván, su tutor.

Mientras prepara los materiales para su primer lienzo del día, Julio Chixín, uno de los primeros artistas locales.

Cuenta que durante años las pinturas primitivistas —creación de composiciones que representaban la vida de los indígenas, tradición y valores de la comunidad—

han sido reconocidas por su calidad y la exactitud de las manos de los artesanos para plasmar en los lienzos las costumbres y tradiciones del pueblo Kaqchikel.

Historia

Comalapa - Lugares con impresionantes murales hechos por artistas  guatemaltecos

Todo comenzó en la década de 1930, cuando Andrés Curruchiche se interesó en el arte de pintar al óleo, y su creatividad le dio la oportunidad de exhibir sus trabajos en Estados Unidos.

El éxito del pintor a escala mundial con sus trabajos primitivistas lo motivó a enseñar la técnica a las nuevas generaciones.

Así surge una segunda generación integrada por unos 15 pintores, entre ellos, su hijo, Vicente Curruchiche, Santiago Tuctuc, Iván Gabriel, Noé Salazar,  Julián Chex y Silverio Sotz.

En la década de 1980 nace la tercera generación,  compuesta por un grupo de mujeres que optaron por el estilo surrealista —pinturas de paisajes con mezcla de primitivismo—.

Elena Curruchiche cuenta que al inicio la mayoría de las artistas indígenas fueron autodidactas, pues carecían de formación académica.

Pero conforme pasaba el tiempo su interés por destacar crecía, por lo que recibieron curso:

Dde dibujo y pintura que les permitieron mejorar su trabajo para que fuera mejor aceptado y cotizado.

También puede leer: Visita las Ruinas Mayas de Quiriguá en Guatemala