Madres Consejeras, un apoyo en Guatemala

Debido a la desnutrición crónica y la inseguridad alimentaria, la población de Guatemala enfrenta limitaciones en la capacidad de ejercer plenamente sus derechos a la alimentación y la nutrición, la salud, el agua y el saneamiento, mientras se perpetúa el ciclo de la pobreza. Por esta razón, el país, junto con los socios para el desarrollo, está comprometido a incrementar los esfuerzos para acabar con el hambre y la desnutrición. En el departamento rural de San Marcos, en el noroeste del país, una red de mujeres voluntarias conocidas como “Madres Consejeras” unió esfuerzos contra la desnutrición infantil en el marco del programa conjunto del Fondo de Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Madres consejeras es una intervención educativa femenina basada en la comunidad que comenzó a principios de 2015 con el propósito de cambiar las prácticas de alimentación y el cuidado de los niños menores de dos años. La intervención incluye la participación de madres voluntarias capacitadas como pares consejeras, en temas de alimentación y cuidado infantil y habilidades de consejería. Estos líderes capacitados brindan información adecuada a las mujeres embarazadas y madres con niños menores de dos años en sus comunidades, a través de grupos de apoyo, visitas domiciliarias y consejería individual. Se fomentará la participación de los padres, tanto en grupos de apoyo como en redes de consejería.

Elección de consejos

Los consejeros fueron elegidos a través de asambleas comunitarias. Y su formación de consejeros será realizada por formadoras de madres consejeras incorporadas a los distritos de salud. El objetivo es la formación de uno o más consejeros por comunidad prioritaria. Los temas desarrollados a través de los grupos de apoyo enfatizan la lactancia materna exclusiva y continua. La alimentación complementaria, la higiene en el hogar, la alimentación de los niños enfermos y la alimentación de la madre y la madre gestantes durante la lactancia. A través de la red de consejería y grupos de apoyo. Se brindó información y se promovió el uso de los servicios de salud relacionados con la ventana “1,000 Días”.

En sus charlas y visitas, las madres consejeras promueven la lactancia materna y la elaboración de papillas. Fortificando los alimentos existentes con aceite y una combinación de proteínas como el hígado de pollo. También son de suma importancia prácticas adecuadas como la importancia del lavado de manos, la lactancia materna exclusiva y la alimentación complementaria. Tienen mayor conocimiento para reconocer las características de los niños con desnutrición crónica, aunque algunos no miden la trascendencia de esta.

Herramientas de Madres Consejeras

Cuentan con material educativo de apoyo para sus charlas y capacitaciones. Su participación se deriva del liderazgo que tienen en la comunidad. Muchos de ellos pertenecen a diferentes grupos o miembros de promotores de otras cooperaciones, ONG, municipios que tienen trabajo comunitario. La formación práctica fue muy útil para poder dar los conocimientos a otras mujeres. La elaboración de papillas combinando alimentos inusuales como el plátano con yema de huevo o hígado de pollo y añadiendo aceite fue algo que gustó a todos.

Las Madres Consejeras se convirtieron en un impulsor esencial del programa del Fondo ODS. Porque demostraron estar muy motivadas y continuarán realizando su labor social mensual en sus comunidades. Están convencidas de la importancia de apoyar a otras madres, lo que permitirá que la iniciativa continúe una vez finalizado el programa. Todos los servicios incluyen Madres Consejeras que cuentan con grupos de apoyo en las comunidades de intervención del proyecto. Todos están certificados por los servicios de salud y activos en sus comunidades.

En Guatemala existe una variedad de grupos que apoyan a las madres solteras a conseguir becas universitarias, apoyo económico, incluso, asesorías legales.