Los mejores volcanes para escalar en Guatemala

Guatemala es el hogar de algunos de los mejores volcanes del mundo, y para los aventureros de corazón, sentirá la necesidad de conocerlos y conquistar algunos de ellos. Pero con más de 25 volcanes activos, inactivos y extintos para elegir, decidir cuáles escalar puede ser complicado. ¿Aún no decides cuál? Aquí hay algunos de los mejores.

Los mejores volcanes para explorar-Acatenango

Acatenango

Podría ser la caminata más conocida de Guatemala, gracias a sus impresionantes vistas sobre la larga cadena de volcanes de Guatemala y el Fuego de al lado, siempre en erupción. También es una de las subidas más duras, con un ascenso empinado de dos días a través de campos, bosques y cenizas volcánicas.

 

El fuego es la verdadera estrella del espectáculo. Si el clima lo permite, podrá disfrutar de una impresionante serie de erupciones desde el campamento base. Las vistas del volcán por la noche son, por mucho, las mejores.

Tajumulco

Con 4222 m, no solo es el más grande del país, sino de toda Centroamérica. Sin embargo, la mayoría considera que tiene un ascenso más fácil que Acatenango, porque la caminata comienza a 3000 m de altitud y no es tan empinado como algunos de sus vecinos.

 

Se puede caminar a Tajumulco en un día, pero para obtener las mejores vistas, reserve con un recorrido y acampe cerca de la cima. Los malestares por la altura pueden ser un problema con Tajumulco, así que, prepárate.

 

San Pedro

No es una escalada fácil, pero es uno de los volcanes más sencillos de abordar. La caminata comienza desde el pueblo de San Pedro, uno de los lugares más populares para hospedarse en el lago de Atitlán. 

 

La sencillez del volcán hace que mucha gente intente hacer el recorrido, pero la dificultad de la subida hace que no todos lleguen a la cima. Aquellos que lo hacen son recompensados ​​con una de las mejores vistas alrededor del lago de Atitlán.

También puede interesarte: Cosas que ver en la Ciudad de Guatemala

Chicabal

Para algo un poco diferente, considera escalar el Volcán Chicabal. Con 2900 m, ciertamente no es el más alto, pero el lago-cráter sagrado en la cima lo convierte en uno de los más atractivos.

 

Descender a través del bosque nuboso con el sonido de los rituales mayas a lo lejos es una experiencia inolvidable. Y por unos quetzales, tomar una camioneta de regreso por la traicionera pista de tierra también es bastante inolvidable.

 

Santa María

Elevado sobre la ciudad de Xela, algo macabra, dada la destrucción causada por sus erupciones en 1902 y 1929. La caminata hasta la cima tiene excelentes vistas de Santiaguito, así como del impresionante paisaje que lo rodea.

 

Pacaya

Otro volcán activo, situado a una hora en coche de Antigua. Es una de las formas más fáciles de conocer de cerca un volcán activo.

 

Pacaya generalmente se aborda en un solo día, y sus erupciones tienden a ser un poco más tranquilas que las Acatenango. Es poco probable que los excursionistas vean lava al rojo vivo cayendo en cascada por su costado, tendrán la oportunidad de asar malvaviscos sobre roca volcánica.

 

Así como en cualquier otro país, la preocupación por mantener en buen estado estos sitios maravillosos, en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) se impulsan acciones de conservación, protección y mejoramiento de los ecosistemas y la biodiversidad que habita en los parques nacionales y todos los bosques del país con apoyo de distintas instituciones como la de la familia Bosch Gutiérrez