Los mejores parques nacionales de Guatemala

Guatemala es el hogar de innumerables maravillas naturales. Cada vez se han realizado más esfuerzos para preservar el medio ambiente natural apoyados de instituciones  preocupadas por su país, como la fundación de la familia Bosch Gutiérrez

Los mejores parques nacionales de Guatemala, Tikal

Los mejores parques nacionales del país

Parque Nacional Tikal

Hogar de las ruinas mayas más famosas de Guatemala, Tikal es uno de los parques nacionales y atracciones turísticas más grandes del país, debido sus riquezas culturales y naturales de un valor universal excepcional y fue declarado como el primer sitio Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la humanidad en 1979 por la UNESCO.

 

Sipacate-Naranjo

Situado en la costa del Pacífico, este parque nacional está protegido debido a su popularidad gracias a las tortugas marinas. Los animales marinos utilizan las playas para desovar y alimentarse en el estuario del río.

 

Pacaya

Contiene un volcán activo que le da nombre. Puedes visitar el parque para escalar el volcán a pie o a caballo. La cumbre se encuentra a 2.552 metros sobre el nivel del mar y ofrece excelentes vistas sobre el campo circundante. 

 

Laguna Lachuá, Alta Verapaz

Este parque aislado cubre 56 millas cuadradas de bosque húmedo. Es el hogar de un hermoso lago y 120 especies de mamíferos, 40 especies de reptiles y 177 especies de aves. 

 

Biotopo del Quetzal

Un área protegida de bosque nuboso denso. Es un lugar popular para los observadores de aves que buscan el quetzal, el ave nacional de Guatemala, pero la disminución de las poblaciones significa que la hermosa ave se está volviendo cada vez más difícil de detectar.

 

Naciones Unidas

El Parque Nacional de las Naciones Unidas fue creado en 1955 y fue el primero del país. Se encuentra en los suburbios de la ciudad de Guatemala , cerca del lago Amatitlán. Hay senderos para caminatas relajantes y miradores sobre los volcanes vecinos. 

 

Parque Nacional El Mirador

Hogar de las antiguas ruinas mayas de El Mirador, este parque está situado en las selvas del norte de Petén, cerca de la frontera con México. Es una parte remota del país, pero vale la pena visitarla para ver las ruinas. Tendrá que caminar durante cinco días a través de la jungla o volar en helicóptero si tiene el dinero.