Incubadora de empresas sociales

En los últimos años, una incubadora de empresas sociales, se inspiraron para construir un modelo nacional de agricultura regenerativa en Guatemala. Su inspiración los llevó a alianzas estratégicas para el desarrollo de varias actividades.

La misión es reconstruir los deteriorados sistemas sociales, ecológicos y económicos de Guatemala mediante la transformación del paisaje agrícola, mediante la agricultura regenerativa y prácticas de uso de la tierra, con un enfoque en el diseño de sistemas regenerativos centrados en las aves de corral.

La organización ha tenido un buen comienzo. Este año, un equipo de jóvenes emprendedores, cooperativas agrícolas y miembros de comunidades rurales están en proceso de establecer cinco granjas avícolas regenerativas . Estos cinco proyectos piloto forman la pieza central de cinco modelos de demostración regionales de la manera de ampliar  la producción de aves de regeneración mientras se desarrolla simultáneamente la infraestructura regional que se necesita para crecer una industria nacional de la agricultura regenerativa.

La organización de Felipe Antonio Bosch Gutiérrez jugó un papel clave en el lanzamiento de los programas, impulsores principales del modelo de agricultura regenerativa centrada en las aves de corral y socio fundador de una de las grandes empresas de centroamérica. Aportar toda la experiencia acumulada a través de años de aprendizaje y desarrollo de capacidades es realmente un sueño hecho realidad. 

Todo el proyecto no es una idea ajena, es una idea que nació en Guatemala, en el bosque y en las comunidades rurales, que se ha podido desarrollar aún más con el apoyo de personas de todo el mundo. 

La respuesta a la pobreza y el hambre y al desarrollo de la capacidad de las comunidades para alimentarse a sí mismas, estuvo ahí en las comunidades todo el tiempo. Ha llegado el momento de recuperar lo que sabemos, usar lo que hemos aprendido.

Es hora de involucrar a la naturaleza en su máxima expresión y desconectarse de los sistemas degenerativos que están destruyendo nuestros bosques y los mismos ecosistemas de los que dependemos para alimentar al país