Cómo lavar una moto de manera eficiente

Las motocicletas en Guatemala sufren mucho en la carretera. Por todas estas razones, lavar la moto es una gran idea para cualquier conductor habitual.

Paso 1: Prepara tu motocicleta

Antes de empezar, revisa tu motocicleta, comprueba que todas las conexiones eléctricas, los cables de las bujías y otros componentes están asegurados.

Toma un trapo y tape el orificio de su tubo de escape para evitar que el exceso de agua entre en su sistema de escape.

Retira cualquier bolsa u otro accesorio que no quieras que se moje, o que te impida llegar a las zonas sucias de la moto.

Paso 2: Empezar con un enjuague

Con la manguera en un nivel bajo, dale a tu moto un enjuague. No dudes en aumentar la presión cuando llegue a las zonas menos sensibles, y a menudo más sucias, como las ruedas y los guardabarros.

Paso 3: Aplicar el limpiador

Algunos limpiadores de motocicletas no requieren ser restregados. Sólo hay que rociarlos, dejarlos reposar y enjuagarlos. Si ese es el tipo de limpiador que has comprado y te sientes poco ambicioso, esta parte será fácil.

Si ese no es el tipo de limpiador que tienes, o tu moto necesita un poco más de esfuerzo, utiliza una esponja para limpiar la moto. Empieza siempre de arriba abajo, trabajando primero en las zonas más limpias. Normalmente, querrás empezar por las superficies pintadas que se rayan con facilidad.

Asegúrate de enjuagar la esponja con regularidad para mantenerla libre de residuos mientras restriegas. Si utiliza un cubo para la espuma, considere la posibilidad de adquirir un segundo cubo reservado para el aclarado.

Paso 4: Llegar a las zonas de difícil acceso

Utiliza los cepillos para llegar a las zonas de más difícil acceso o que requieran un fregado extra.

Los cepillos normales y corrientes, como los que se usan para pintar la casa, son ideales para limpiar los componentes más delicados del motor. Los cepillos duros son mejores para quitar la suciedad de las ruedas y los neumáticos.

También te puede interesar: Que tu casa parezca cine con tu nueva pantalla