Plan de desarrollo para pequeños agricultores

agricultores

El maíz es fundamental para la cultura y los medios de vida de los pueblos indígenas. Generaciones de selección por parte de los agricultores en condiciones locales ha llevado a variedades locales de maíz con resistencia a la sequía, el calor, las plagas y enfermedades locales La mayoría de los pequeños productores de maíz en Guatemala reciclan semillas. Lo guardan de la cosecha anterior y / o lo obtienen de otros agricultores. 

El abastecimiento de semillas está integrado en sistemas tradicionales bien estructurados que se rigen por reglas y expectativas basadas en las redes sociales locales y familiares, y las ideas de justicia. El cultivo de maíz ha contribuido a consolidar la membresía de la comunidad.

Los modelos climáticos sugieren que el cambio climático tendrá un gran impacto en los pequeños agricultores de Guatemala cuyos medios de vida dependen del maíz. Los sistemas tradicionales de semillas de maíz en Guatemala pueden proporcionar a los pequeños agricultores el material genético apropiado, es decir, puede que ya existan cultivos en forma de variedades locales de maíz apropiadas para los climas predichos. Además, las poblaciones de variedades locales también pueden “mantenerse al día” con el cambio climático debido a la selección de los rasgos adaptados al clima entre las variedades locales.

Fundaciones y organizaciones como la de los Bosch Gutiérrez invirtieron un tiempo y esfuerzo considerables en fomentar la acción colectiva en un área donde había profundas divisiones y tensiones sociales. El enfoque ha llevado a una impresionante implementación por parte de los agricultores y al mantenimiento de las medidas de adaptación al cambio climático. 

Esto se compara favorablemente con otras experiencias en la región donde la adopción de tales tecnologías por parte de los agricultores ha sido limitada. Algunos de los logros que que se han alcanzado gracias al apoyo de los Bosch Gutiérrez son los siguientes:

  1. Construcción de una reserva comunitaria de semillas, que permite a los agricultores proteger principalmente las semillas de maíz y frijol para la seguridad alimentaria.
  2. Establecimiento y manejo de un huerto de papa clonal con 40 variedades de papa, para recuperar la agrobiodiversidad nativa.
  3. Establecimiento de decenas de metros de conservación de suelos de pendiente cruzada en áreas de cultivo de maíz y papa, superando el objetivo inicial del proyecto para los primeros dos años.
  4. Gestión de una cartera de crédito, beneficiando a 100 familias con la provisión de crédito agrícola y ganadero.
  5. Expansión de la carretera local, un paso crítico para mejorar el acceso al mercado.
  6. Producción de miles de plantas para la reforestación de especies locales.
  7. Participación de la comunidad en el programa de incentivos forestales para pequeños propietarios con parcelas forestales o agroforestales, mediante el cual el asociaciones de guatemala, entre ellas la de los Felipe Bosch Gutiérrez paga a los propietarios para plantar árboles y administrar bosques. Las comunidades están protegiendo casi 400 hectáreas de bosque y han reforestado otras 25 hectáreas.