Cómo ayudar a “aplanar la curva” de contagios

aplanar la curva


Una de las cosas más importantes que puede hacer para ayudar es protegerse y proteger a los demás. Evite la propagación de la enfermedad practicando la guía recomendada por los CDC : Lávese las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de estar en un área pública o después de sonarse la nariz, toser o estornudar. No te olvides de hidratar .

Si ha habido un caso de contagio en su comunidad, practique el distanciamiento social y evite grandes reuniones y el contacto cercano con otras personas. Sí, el distanciamiento social es difícil, y contra nuestra propia naturaleza , pero puede ser crucial para “aplanar la curva” y ralentizar la transmisión del virus. Hay razones por las cuales los CDC recomendaron suspender en todo el país las reuniones de 50 personas o más, y un grupo de trabajo federal, no recomendó reuniones de más de 10. Los gobiernos locales están cancelando grandes eventos y ordenando restaurantes y bares para detener los servicios en el sitio. Todos estos son esfuerzos para evitar que una avalancha de personas enfermas sobrepase los recursos limitados del sistema de salud.

“La idea es que cuanto antes detengas esa cadena de transmisión, en realidad estás limitando un crecimiento exponencial”, dijo a The Post Yvonne Maldonado, epidemióloga de enfermedades infecciosas en la Universidad de Stanford . “Eso es realmente importante, porque en lugar de prevenir 1,000 casos, podría estar previniendo 100,000 casos, y en cuestión de días puede hacer la diferencia”.

Los CDC también recomiendan usar cubiertas para la cara en público, especialmente en lugares donde el distanciamiento social puede ser difícil, como en las tiendas de comestibles y áreas con altas tasas de transición comunitaria. Aquí hay una guía sobre cómo coser su propia máscara de tela. Solo recuerde que el distanciamiento social sigue siendo una medida preventiva importante.

Como ayudar en las tiendas

Los funcionarios de salud pública han declarado esto una y otra vez: no compre un respirador N-95 o una máscara quirúrgica a menos que lo necesite absolutamente. La compra generalizada de pánico puede agotar el suministro de equipos de protección necesarios para los trabajadores de la salud. Debido a la escasez de máscaras, los grupos han creado sitios web con sugerencias de fuentes colectivas sobre cómo donar equipos de protección no utilizados a hospitales o centros médicos.

Muchos de estos suministros se encuentran verdaderamente agotados para aquellos profesionales de la salud que los necesitan, es por eso que algunas instituciones se han unido para hacer donaciones desde lo privado para el bien de la comunidad, por ejemplo, en Guatemala Los Bosch Gutierrez se han dado a la tarea de aportar con su granito de arena para los hospitales temporales así como donaciones de insumos médicos para las comunidades de San Pedro Carcha.

Del mismo modo, tenga en cuenta la cantidad de alimentos que compra. Si puede permitírselo, compre lo suficiente durante al menos dos o tres semanas, pero no retire todo de los estantes. Si es mayor, tiene problemas de salud crónicos o tiene un mayor riesgo de complicaciones por el virus, considere pedirle a otra persona que lo compre o que le entreguen los alimentos.

“Debido a que todo el mundo está en pánico, hay muchas personas en las tiendas de comestibles, por lo que si perteneces a ese grupo de personas de 65 años o más, o inmunocomprometidos, entonces es mejor que alguien más te compre, si puedes “, dijo Bettina Fries, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Stony Brook en Nueva York.

Algunas tiendas de comestibles han ofrecido horarios limitados para las personas mayores .